Cómo nos percibimos a nosotros mismos juega un papel importante en nuestra salud mental. Pero, ¿cómo afecta la imagen corporal a nuestra salud mental? ¿A qué tipo de trastornos mentales puede dar lugar una imagen corporal negativa?

La imagen corporal es mucho más de lo que vemos cuando nos colocamos delante del espejo. Mientas nos contemplamos, por nuestra mente pasan recuerdos, suposiciones, generalizaciones…

Si todo esto da lugar a una imagen corporal negativa, el riesgo de sufrir un trastorno mental aumenta. De hecho, una imagen corporal negativa aumenta el riesgo de padecer ciertas afecciones de salud mental, como trastornos de la conducta alimentaria y depresión. Por el contrario, una imagen corporal positiva se han relacionado con un mejor bienestar general y menos conductas dietéticas poco saludables.

¿Qué es la imagen corporal?

Podemos decir que la imagen corporal es el conjunto de actitudes emocionales, creencias y percepciones de una persona de su propio cuerpo.

Así, la imagen corporal no solo está relacionada con lo que una persona cree sobre su apariencia y cómo se siente con su cuerpo, sino también con la manera en que perciben y controla su cuerpo mientras se mueve. Además, la imagen corporal incluye cómo se siente una persona con respecto a su cuerpo, incluyendo su altura, peso y forma.

La forma en que nuestras experiencias y nuestro entorno afectan nuestra imagen corporal es diferente para cada uno de nosotros. Sin embargo, en general, la investigación sugiere que la imagen corporal puede verse influenciada por:

  • nuestras relaciones con nuestra familia y amigos,
  • cómo se sienten y hablan nuestros familiares y compañeros sobre el cuerpo y la apariencia,
  • exposición a imágenes de cuerpos idealizados o poco realistas a través de los medios o las redes sociales,
  • presión para mirarnos de cierta manera o para que coincida con un tipo de cuerpo ‘ideal’.

Imagen corporal positiva

Tener una imagen corporal positiva no significa pensar que todo tu cuerpo es perfecto. Al fin y al cabo, nadie es perfecto. Una imagen corporal positiva significa aceptar el propio cuerpo por lo que es.

En este sentido, las personas con una imagen corporal positiva entienden que la apariencia personal no tiene nada que ver con la habilidad o el carácter. Es decir, se sienten seguros y cómodos consigo mismos, sabiendo que su apariencia no es su personalidad.

imagen corporal positiva

Las personas con una imagen corporal positiva tiene una percepción verdadera y clara de la forma y apariencia de su cuerpo, están contentas con la forma en que se ven. Además, se aceptan, se sienten bien con su cuerpo y su apariencia, aunque esta no coincida con lo que los medios de comunicación o las personas del entorno sugieren que es deseable.

Tener la capacidad de separar cómo nos valoramos de cómo nos vemos forma parte de tener una imagen corporal positiva. Así, las personas que se dan cuenta de que la autoestima no está vinculada a la apariencia tienden a sentirse bien con su aspecto.

Imagen corporal negativa

Una imagen corporal negativa puede surgir cuando una persona siente que su apariencia no está a la altura de lo que esperan la sociedad, la familia, los amigos y los medios de comunicación. De hecho, las personas con una imagen corporal negativa suelen compararse con los demás y, al hacerlo, sentirse mal por no cumplir las expectativas, avergonzados, incómodos en su cuerpo.

Pero aquí entra en juego un factor importante: la propia percepción. De hecho, con frecuencia las personas con una imagen corporal negativa tienen una visión poco realista de sí mismas. Así, pueden ver su imagen distorsionada e irreal, exacerbando la realidad o valorando su imagen de manera exagerada.

imagen corporal negativaNo25c8T0dz4

En este sentido, algunas personas con una imagen corporal negativa desarrollan un trastorno conocido como trastorno dismórfico corporal (TCD). Una persona con TDC ve su cuerpo, o parte de su cuerpo, de manera negativa y tomar medidas extremas en consecuencia (cirugía, hormonas, etc.). Esto, además de ser peligroso porque puede conducir a problemas de salud mental, como la depresión, también puede dar lugar a otros problemas de tipo físico.

Artículo relacionado

Qué influye en la imagen corporal negativa


La imagen corporal no se desarrolla de forma aislada. La cultura, la familia y el entorno, incluidas las redes sociales, el cine y la televisión, transmiten mensajes positivos y negativos sobre nuestros cuerpos.

Para una persona con una imagen corporal negativa, que su cuerpo no coincida con las imágenes promocionadas por los medios de comunicación es un gran problema se convierte en un problema.

Sin embargo, la imagen que se trasmite como ideal suele ser antinatural, especialmente cuando se trata de publicidad. Nos vemos expuestos a modelos poco realistas y, en muchas ocasiones, poco naturales.

La industria de la moda y de la belleza establece cánones estrictos en los que la mayoría de la población no encaja. Pero su influencia es tal que puede afectar al bienestar física mental y físico, porque no todo el mundo es capaz de entenderlo.

A la industria le interesa que nos sintamos incómodos con nuestros cuerpos. De este modo estaremos más interesados en comprar productos para estar más delgados o más musculados, para retrasar los efectos de la edad y/o para parecer más jóvenes, para parecer más altos o parecer más esbeltos, etc.

Pero todo esto puede llegar a crear inseguridad emocional, lo que puede hacer que una persona sea más susceptible a desarrollar una imagen corporal negativa. Por otra parte, estos pensamientos y sentimientos negativos pueden perpetuarse a través de las interacciones con los demás.

Bibliografía

Body image report – Executive Summary. (2019). Recuperado de https://www.mentalhealth.org.uk/publications/body-image-report/exec-summary

Chao, H. (2015). Body Image Change in Obese and Overweight Persons Enrolled in Weight Loss Intervention Programs: A Systematic Review and Meta-Analysis. PLOS ONE10(5), e0124036. doi: 10.1371/journal.pone.0124036

Ferreiro, F., Seoane, G., y Senra, C. (2014). Toward understanding the role of body dissatisfaction in the gender differences in depressive symptoms and disordered eating: A longitudinal study during adolescence. Journal Of Adolescence37(1), 73-84. doi: 10.1016/j.adolescence.2013.10.013

Grabe, S., Ward, L., y Hyde, J. (2008). The role of the media in body image concerns among women: A meta-analysis of experimental and correlational studies. Psychological Bulletin134(3), 460-476. doi: 10.1037/0033-2909.134.3.460

Mental Health Foundation. (2019). Body Image: How we think and feel about our bodies. London: Mental Health Foundation.    

Smolak, L., & Thompson, J. (2009). Body image, eating disorders, and obesity in youth. Washington, DC: American Psychological Association.

Stern, N., y Engeln, R. (2018). Self-Compassionate Writing Exercises Increase College Women’s Body Satisfaction. Psychology Of Women Quarterly42(3), 326-341. doi: 10.1177/0361684318773356

Weinberger, N., Kersting, A., Riedel-Heller, S., y Luck-Sikorski, C. (2016). Body Dissatisfaction in Individuals with Obesity Compared to Normal-Weight Individuals: A Systematic Review and Meta-Analysis. Obesity Facts9(6), 424-441. doi: 10.1159/000454837

Divi WordPress Theme