¿Qué es la psicología? ¿Qué diferencia la psicología científica, la que hacen los psicólogos, de lo que en el lenguaje cotidiano se entiende por psicología, entendida como psicología del sentido común?

En el lenguaje cotidiano es muy común que el término psicología o psicológico se relacione con la aptitud que tienen muchas personas para entender a otros o influir en ellos. Pero la psicología que hacen los psicólogos es otra cosa.

Mientras que la psicología del sentido común es una habilidad, casi un arte, que desarrollan muchas personas aprendiendo de su propia experiencia y de la de los que le rodean, la psicología científica describe hechos científicos usando el método científico.

Psicología científica y psicología del sentido común

Cuando hablamos de psicología tenemos que tener claro de qué tipo de psicología estamos hablando. No es lo mismo la psicología científica que la psicología del sentido común, tal y como las denominó Harold Kelley, psicólogo social estadounidense y profesor de psicología en la Universidad de California, Los Ángeles (EE.UU.).

  • La psicología científica utiliza el método científico, que consiste en la observación sistemática, medición, experimentación, y la formulación, análisis y modificación de hipótesis. Esta es a la que se dedican los psicólogos.
  • La psicología del sentido común está basada en nuestras experiencias cotidianas y no tiene base científica.

¿Significa esto que la psicología del sentido común no tiene validez? Ni mucho menos. Al contrario, las observaciones sobre el comportamiento humano obtenidas por el sentido común pueden ser veraces,pero no pueden ser contrastadas. Así que, como se pueden contrastar, pueden dar lugar a diferentes interpretaciones.

De este modo, podemos decir que la diferencia más importante entre la psicología científica y la psicología del sentido común es que la psicología científica utiliza métodos sistemáticos y objetivos de observación y experimentación.

En cualquier caso, para los propios psicólogos la cuestión de aplicar o no el sentido común puede resultar delicada. Porque, aunque el sentido común puede ayudar mucho a enfrentarse a un caso o a plantear una hipótesis, por ejemplo, también puede jugar en su contra. En palabras de Garth J.O. Fletcher, “el sentido común es un recurso valioso pero inherentemente peligroso para los psicólogos”.

“La psicología del sentido común constituye una esclavitud y una herencia para la psicología científica. Como todo lo que heredamos, tenemos poca o ninguna opción al respecto. Y al igual que otras herencias, al mismo tiempo que nos restringe y crea problemas, proporciona una base útil y potencialmente rica para el desarrollo y el crecimiento”. HAROLD KELLY

Definición de psicología

Para definir la psicología, entendida como psicología científica, es necesario mucho más que diferenciarla de la psicología del sentido común. Eso se debe a que, a pesar de ser una ciencia relativamente joven, la psicología ha sufrido muchos cambios en lo que se refiere a su objetivo de estudio y, por lo tanto, en su definición.

La psicología como tal no apareció hasta la segunda mitad del siglo XIX. William James (1842-1910), considerado el primer psicólogo, definió por aquella épòca la psicología como ‘la ciencia de la vida mental, de sus fenómenos y de sus condiciones’. De hecho, en esta primera época la psicología se centraba en las experiencias internas de la consciencia, para lo cual se estudiaban las sensaciones, los pensamientos y los sentimientos.

Ya en la primera mitad del siglo XX, con la llegada del conductismo, la definición de psicología evolucionó y pasó a considerarse ‘la ciencia de la conducta’. Por aquella época el objeto de estudio de la psicología pasó a ser la conducta externa y observable, ya que ni las sensaciones, ni los pensamientos ni los sentimientos se podían observar.

En la década de 1960, cuando la psicología rescató el estudio de los procesos conscientes e inconscientes, la psicología pasó a definirse como ‘la ciencia del comportamiento y de los procesos mentales’.

A finales del siglo XX, el gran avance experimentado por la psicología hizo necesario que esta se volviera a definir. Así, actualmente, la psicología podría definirse en los siguientes términos:

La psicología es la ciencia que estudia la conducta de los individuos y sus procesos mentales, incluyendo los procesos internos de los individuos y las influencias que se producen en su entorno físico y social. SANZ APARICIO ET AL. (2017)

La psicología científica

Como hemos visto, el método científico es lo que distingue la psicología científica del resto de psicologías. De hecho, no todos los enfoques o perspectivas de la psicología tienen carácter científico. Es más, algunos psicólogos argumentan que la psicología no debería ser una ciencia. Entre los argumentos que justifican este punto de vista está el que destaca el enfoque determinista y reduccionista que tiene la ciencia.

No obstante, dada la importancia que la psicología científica tiene en la actualidad, es importante dejar claro este concepto.

La psicología científica es la ciencia empírica que va a contrastar sus proposiciones con los hechos, combinando los conocimientos empíricos con los racionales y ofreciendo una serie de conocimientos de carácter sistemático que son completos, explicativos, coherentes y sin contradicciones internas ni externas. SANZ APARICIO ET AL. (2017)

El método científico usado por la ciencia es una forma estandarizada de hacer observaciones, recopilar datos, formar teorías, probar hipótesis e interpretar resultados.

Los resultados que ofrece la psicología científica son contenidos sistémicos. Los contenidos sistémicos están ordenados según un procedimiento concreto y adecuado cuyo objetivo es permitir la relación de los hechos entre sí a través de hipótesis, leyes, teorías y paradignas (Sanz Aparicio et al. 2017).

Bibliografía

Fletcher, G. J. (1984). Psychology and common sense. American Psychologist, 39(3), 203-213. doi: 10.1037/0003-066X.39.3.203

Fletcher, G. (1997). Psychology and Common Sense. Contemporary Psychology: A Journal Of Reviews42(6), 524-525. doi: 10.1037/000308

Kelley, H. (1992). Common-Sense Psychology And Scientific Psychology. Annual Review Of Psychology43(1), 1-23. doi: 10.1146/annurev.psych.43.1.1

Rabossi, E. (2000). La psicología del sentido común y la teoría de la teoría: algunas reflexiones críticas. ENDOXA1(12-2), 683. doi: 10.5944/endoxa.12-2.2000.4971

Reisenzein, R., & Rudolph, U. (2008). The Discovery of Common-Sense Psychology. Social Psychology39(3), 125-133. doi: 10.1027/1864-9335.39.3.125

Sanz Aparicio, M., Menéndez Balaña, F., Rivero Expósito, M. and Conde Pastor, M. (2017). Psicología de la motivación. Alcorcón, Madrid: Sanz y Torres.

Wilkes, K. (1991). The relationship between scientific psychology and common-sense psychology. Synthese89(1), 15-39. doi: 10.1007/bf00413797

Divi WordPress Theme