¿Puede la revisión habitual de las redes sociales afectar el desarrollo cerebral de los preadolescentes? Parece que sí. Un estudio ha encontrado una relación directa entre el uso de redes sociales y cambios posteriores en la forma en que los cerebros de los preadolescentes responden al mundo que los rodea.

¿Cuáles son los efectos del uso de redes sociales en el desarrollo cerebral de los preadolescentes?

A medida que el uso de las redes sociales se vuelve cada vez más prevalente entre los jóvenes, es importante comprender cómo puede afectar su desarrollo cerebral y su bienestar general.

El uso de redes sociales es cada vez más común entre los preadolescentes y puede tener un impacto significativo en su desarrollo cerebral y su bienestar general.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill ha encontrado una relación entre el uso de redes sociales y cambios posteriores en la forma en que los cerebros de los preadolescentes responden al mundo que los rodea.

Los resultados sugieren que los jóvenes que revisan las redes sociales con mayor frecuencia pueden desarrollar una mayor sensibilidad a la retroalimentación social y anticipar recompensas y castigos.

Dado que el uso excesivo de redes sociales puede tener consecuencias negativas en la salud mental y el bienestar de los jóvenes, es importante comprender plenamente cómo puede afectar su desarrollo cerebral y tomar medidas para protegerlo.

Esto también te va interesar

¿Qué efectos tiene el uso de redes sociales en el cerebro preadolescente?

Según el estudio, los preadolescentes con un uso más frecuente de redes sociales pueden desarrollar una mayor sensibilidad a la retroalimentación social y anticipar recompensas y castigos.

Eva Telzer, una de las coautoras del estudio y profesora del departamento de psicología y neurociencia de Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill explica que los hallazgos sugieren que los niños que crecen revisando las redes sociales con más frecuencia se están volviendo hipersensibles a los comentarios de sus compañeros.

Telzer explica que los preadolescentes que se registraban en Facebook, Instagram o Snapchat al menos 15 veces al día también mostraban distintos cambios longitudinales en el desarrollo funcional de su cerebro.

Estos preadolescentes podrían estar más en sintonía con las recompensas o castigos sociales, incluidos aquellos en formas digitales como ‘me gusta’, notificaciones o comentarios.

Mientras tanto, los preadolescentes que no consultan las redes sociales con tanta frecuencia se vuelven menos sensibles o sintonizados con los comentarios sociales con el tiempo.

La coatura del estudio también aclara que esta sensibilidad cada vez mayor a la información social en los adolescentes que consultan habitualmente las redes sociales podría provocar una futura verificación compulsiva de las redes sociales.

Sin embargo, lo que es más importante a juicio del estudio, también puede ser adaptativo al ayudarlos a navegar en las interacciones sociales en sus mundos cada vez más digitales.

¿Cómo afecta el uso excesivo de redes sociales al comportamiento de los adolescentes?

Los investigadores hacen hincapié en que esta investigación se centró en el comportamiento de los preadolescentes, que fueron reclutados entre los 12 y los 13 años, por lo que las redes sociales específicas no eran particularmente importante. Señalan que los comportamientos de un individuo son comunes en todas las plataformas, por lo que es probable que estos resultados se apliquen a otros sitios de redes sociales o incluso a nuevas plataformas que aún no se han utilizado ampliamente.

Los autores de estudio también destacan que una limitación clave del estudio fue que la diferencia en la sensibilidad a la retroalimentación social fue diferente al inicio entre los preadolescentes que consultaban habitualmente las redes sociales y los que no.

«Los preadolescentes que consultaban habitualmente comenzaron siendo menos sensibles a la información social y se volvieron más sensibles con el tiempo, y los adolescentes que consultaban con menos frecuencia comenzaron siendo más sensibles y se volvieron menos sensibles con el tiempo», explica Tezler. «Debido a esto, no podemos determinar si el uso de las redes sociales por parte de los adolescentes antes del estudio causó estas diferencias en el desarrollo».

Sin embargo, según los investigadores, los diferentes comportamientos en las redes sociales se asociaron con diferentes trayectorias de desarrollo cerebral. En este sentido, indican que se necesitará más investigación para ayudar a determinar el impacto social y emocional que esas diferencias tienen en un preadolescente.

¿Influye alguna red social más que otra en el cerebro preadolescente?

Los autores reclutaron a 169 estudiantes de sexto y séptimo grado de tres escuelas intermedias públicas en las zonas rurales de Carolina del Norte. Los participantes tenían una edad media de 13 años y la mayoría eran mujeres (53,8%). Un poco más de un tercio (35,5%) eran latinos, el 29,6% eran blancos, el 22,5% eran negros y el 8,9% eran multirraciales.

La cohorte se evaluó en varias áreas diferentes, incluido un autoinforme sobre su comportamiento al revisar Facebook, Instagram y Snapchat. También participaron en una tarea que midió las respuestas neuronales al anticipar una recompensa o castigo social en función de una tarea cronometrada mientras se monitoreaba mediante resonancia magnética funcional.

Telzer señala que los comportamientos observados en el estudio no eran específicos de un tipo de red social o incluso de un modo de influencia, como las notificaciones móviles que provocan la interacción con una determinada plataforma.

Por otra parte, indica que al centrarse en los comportamientos que son comunes en todas las plataformas de redes sociales, es probable que los resultados del estudio se apliquen a futuras plataformas de redes sociales a medida que la tecnología continúa desarrollándose rápidamente.

Menor sensibilidad neuronal en preadolescentes debido a las redes sociales

El estudio de cohorte longitudinal de 3 años demostró que el control habitual de las redes sociales se asoció con una menor sensibilidad neuronal a la anticipación social en comparación con el comportamiento no habitual relacionado con las redes sociales para estos estudiantes. Estos cambios se mostraron en varias áreas del cerebro.

Los investigadores también encontraron que la revisión habitual de las redes sociales estaba relacionada con aumentos longitudinales en la sensibilidad neural en varias áreas del cerebro.

Sin embargo, los estudiantes que no revisaban habitualmente las redes sociales también experimentaron disminuciones longitudinales en algunas áreas del cerebro.

Los investigadores señalan que dos teorías principales discuten si la hipo o hiperresponsividad a las recompensas está más asociada con el comportamiento. La primera promueve potencialmente conductas de alta recompensa, mientras que la segunda puede estar asociada con un déficit en la actividad de las regiones cerebrales asociadas con la motivación.

El estudio se publicó en la revista JAMA Pediatría el 3 de enero de 2023.

Resumen: 5 ideas clave

  1. Un estudio encuentra relación directa entre uso de redes sociales y cambios en la forma en que los cerebros de los preadolescentes responden al mundo.
  2. Los resultados sugieren que los preadolescentes que revisan las redes sociales con mayor frecuencia pueden desarrollar una mayor sensibilidad a la retroalimentación social y anticipar recompensas y castigos.
  3. Los comportamientos en las redes sociales se asociaron con diferentes trayectorias de desarrollo cerebral.
  4. La revisión habitual de las redes sociales se asoció con una menor sensibilidad neuronal a la anticipación social y aumentos longitudinales en la sensibilidad neural en varias áreas del cerebro.
  5. Los estudiantes que no revisaban habitualmente las redes sociales también experimentaron disminuciones longitudinales en algunas áreas del cerebro.