La calidad del sueño es un factor más importante cuando se trata de mejorar la calidad de vida durante la duración del sueño, según un estudio. Los investigadores sugieren que dormir bien es esencial para mantener una vida más feliz y saludable.

La calidad del sueño está mucho más relacionada con la calidad de vida a lo largo del tiempo que la duración del sueño o el «jetlag social», según los investigadores.

Aunque muchos estudios relacionan la calidad del sueño con la calidad de vida general, hay poca investigación sobre el impacto relativo de los cambios en la duración, la calidad y el tiempo del sueño en la calidad de vida de una persona a largo plazo.

Relación entre la calidad del sueño y la calidad de vida

El estudio analizó datos del Czech Household Panel Survey 2018-2020 para investigar el impacto relativo de los cambios en la duración, calidad y horarios del sueño en la calidad de vida de los individuos a largo plazo. Se analizaron las respuestas de 5.132 adultos checos en 2018, 2.046 en 2019 y 2.161 en 2020.

Los autores encontraron que la calidad del sueño informada por los participantes se correlacionó significativamente con todas las medidas de calidad de vida, excepto el estrés laboral. Además, la calidad del sueño también mostró una correlación positiva con todas las medidas de calidad de vida al comparar entre diferentes personas.

Al comparar entre los encuestados, se encontró que la duración del sueño estaba significativamente correlacionada con la salud subjetiva y la felicidad, mientras que el jetlag social estaba correlacionado con la satisfacción con la vida y el estrés laboral. Sin embargo, ni la duración del sueño ni el jetlag social mostraron correlaciones significativas a lo largo del tiempo a nivel individual.

Comparación con la duración del sueño y el jetlag social

La duración del sueño y el jetlag social también fueron analizados en el estudio para evaluar su impacto en la calidad de vida de los individuos. A continuación, se detallan los hallazgos relacionados con estos factores:

La duración del sueño se correlacionó significativamente con la salud subjetiva y la felicidad al comparar entre diferentes personas. Esto indica que la cantidad de horas que las personas duermen puede afectar su percepción de la salud y su nivel de felicidad.

Sin embargo, a nivel individual, la duración del sueño no mostró correlaciones significativas con los indicadores de calidad de vida a lo largo del tiempo. Esto sugiere que la cantidad de horas de sueño podría no ser un factor determinante en la calidad de vida en el largo plazo.

El jetlag social, que ocurre cuando los ritmos de sueño socialmente impuestos y los ritmos biológicos innatos del sueño no coinciden, mostró una correlación significativa con la satisfacción con la vida y el estrés laboral al comparar entre los encuestados.

Estos resultados sugieren que el desajuste entre los horarios de sueño social y biológico puede afectar la satisfacción general con la vida y aumentar el estrés relacionado con el trabajo.

No obstante, al igual que con la duración del sueño, el jetlag social no mostró correlaciones significativas a nivel individual a lo largo del tiempo.

Esto podría deberse a que los cambios en las causas del jetlag social, como un nuevo trabajo con horarios diferentes, pueden no ser lo suficientemente frecuentes como para mostrar un efecto a largo plazo en la calidad de vida de los individuos.

Es decir, aunque la duración del sueño y el jetlag social mostraron algunas correlaciones con los indicadores de calidad de vida al comparar entre diferentes personas, no se encontraron correlaciones significativas a nivel individual a lo largo del tiempo.

Estos hallazgos respaldan la idea de que la calidad del sueño es un factor más importante para mejorar la calidad de vida en comparación con la duración del sueño o el jetlag social.

Limitaciones del estudio y consideraciones futuras

El estudio presenta algunas limitaciones, como el hecho de que los cambios en las causas del jetlag social ocurren con poca frecuencia y que el período de tres años estudiado puede no haber sido lo suficientemente largo para capturar cualquier efecto potencial.

Además, la última ola de datos capturó la experiencia de la pandemia en la primavera de 2020, lo que podría afectar la representatividad del comportamiento en circunstancias normales.

La calidad del sueño es fundamental para una vida mejor

Los resultados de este estudio sugieren que la calidad del sueño es más importante para la calidad de vida que la duración o el momento del sueño. Como señalan los autores, «un sueño de mejor calidad significa una mejor calidad de vida».

Por lo tanto, es esencial centrarse en mejorar la calidad del sueño para disfrutar de una vida más saludable y satisfactoria.

El estudio fue publicado en la revista PLOS ONE el 15 de marzo de 2023.

Resumen:5 ideas clave sobre la relación entre la calidad del sueño y la calidad de vida

  1. La calidad del sueño es más importante que la duración del sueño y el jetlag social para mejorar la calidad de vida a largo plazo.
  2. La calidad del sueño mostró una correlación significativa con todas las medidas de calidad de vida, excepto el estrés laboral.
  3. La duración del sueño se correlacionó significativamente con la salud subjetiva y la felicidad, pero no mostró correlaciones significativas a nivel individual a lo largo del tiempo.
  4. El jetlag social mostró una correlación significativa con la satisfacción con la vida y el estrés laboral, pero tampoco mostró correlaciones significativas a nivel individual a lo largo del tiempo.
  5. Los resultados respaldan la idea de que mejorar la calidad del sueño es esencial para disfrutar de una vida más saludable y satisfactoria.