Un estudio ha encontrado que los bebés alimentados con leche materna exclusiva y lactancia mixta en las primeras semanas de vida tienen un menor riesgo de problemas de aprendizaje.

Un estudio de la Universidad de Glasgow ha encontrado que los bebés que son amamantados exclusivamente o consumen una dieta mixta de leche materna y fórmula durante las primeras semanas de vida tienen un menor riesgo de tener problemas de aprendizaje en comparación con los que son alimentados exclusivamente con biberón.

La investigación estudió datos de más de 190.000 niños para comprender el impacto de la alimentación temprana en el desarrollo posterior.

Los hallazgos sugieren que ser alimentado con leche materna en las primeras semanas de vida puede ayudar a reducir el riesgo de tener necesidades educativas especiales, o las discapacidades y dificultades de aprendizaje que a menudo causan esto.

La lactancia materna no exclusiva también beneficia el desarrollo del aprendizaje en niños

La Organización Mundial de la Salud aconseja amamantar a los bebés durante los primeros seis meses, pero muchas mujeres enfrentan dificultades para hacerlo de manera exclusiva en ese período. Este estudio muestra que incluso una lactancia materna no exclusiva de menor duración puede ser provechosa para el desarrollo del aprendizaje en niños.

Los investigadores examinaron los datos de salud y educación de 191.745 niños nacidos en Escocia a partir de 2004, quienes asistieron a escuelas públicas o de educación especial entre 2009 y 2013.

Del total en el estudio, el 66,2% de los niños fueron alimentados con fórmula, el 25,3% fueron amamantados y solo el 8,5% recibieron una alimentación mixta durante las primeras seis a ocho semanas.

En general, el 12,1% de los niños del estudio tenían necesidades educativas especiales. No obstante, en comparación con la alimentación con fórmula, tanto la lactancia materna exclusiva como la alimentación mixta temprana se relacionaron con una disminución en el riesgo de tener necesidades educativas especiales, aproximadamente un 10% y un 20% menos de probabilidad, respectivamente.

Además, los niños amamantados exclusivamente con leche materna tenían menos posibilidades de experimentar dificultades emocionales o de comportamiento (alrededor del 20% menos probable) y problemas de salud física (cerca del 25% menos probable).

El número de niños en Escocia con antecedentes de necesidades educativas especiales casi se cuadruplicó entre 2010 y 2018, y para 2020 casi un tercio de los estudiantes en Escocia tenía antecedentes de necesidades educativas especiales. Esto implica una carga importante para los sectores educativo, sanitario y social, además de un impacto considerable en los niños, sus familias y la sociedad en general.

Lactancia materna no exclusiva: un factor de riesgo modificable en necesidades educativas especiales

Los niños con necesidades educativas especiales enfrentan un menor rendimiento académico, mayores tasas de ausencias y expulsiones escolares, y más casos de acoso y maltrato. Esto puede afectar aún más su salud y bienestar físico y mental.

El Dr. Michael Fleming, directo del estudio en la Facultad de Salud y Bienestar de la Universidad de Glasgow, comentó que muchas mujeres enfrentan dificultades para cumplir con los seis meses completos de lactancia materna exclusiva que recomienda la OMS. No obstante, destacó que esta investigación indica que incluso un período más corto de lactancia materna no exclusiva podría ser beneficioso para el desarrollo del aprendizaje en los niños.

El Dr. Fleming indicó que los hallazgos del estudio sugieren que el método de alimentación durante la infancia podría ser un factor de riesgo modificable en relación con las causas de las necesidades educativas especiales. Asimismo, mencionó que esto tiene el potencial de ayudar a aliviar la carga que enfrentan los niños afectados, sus familias y la sociedad en su conjunto.

Es importante señalar que los niños que nacieron en hospitales privados, educados en forma privada o educados en el hogar no se incluyeron en el estudio.

El estudio se publicó en la revista PLOS Medicine el 6 de abril de 2023.

Resumen: 10 ideas sobre lactancia materna y problemas de aprendizaje

  1. Un estudio de la Universidad de Glasgow encontró que la lactancia materna exclusiva y mixta en las primeras semanas de vida reduce el riesgo de problemas de aprendizaje.
  2. La investigación analizó datos de más de 190,000 niños para entender el impacto de la alimentación temprana en el desarrollo.
  3. La lactancia materna en las primeras semanas de vida puede ayudar a reducir el riesgo de necesidades educativas especiales y dificultades de aprendizaje.
  4. La OMS recomienda amamantar durante seis meses, pero muchas mujeres enfrentan dificultades para hacerlo de manera exclusiva.
  5. La lactancia materna no exclusiva de menor duración también puede ser beneficiosa para el desarrollo del aprendizaje en niños.
  6. El estudio examinó a 191.745 niños nacidos en Escocia a partir de 2004, que asistieron a escuelas públicas o de educación especial entre 2009 y 2013.
  7. Los niños amamantados exclusivamente tienen menos posibilidades de enfrentar dificultades emocionales, de comportamiento y problemas de salud física.
  8. El número de niños en Escocia con antecedentes de necesidades educativas especiales ha aumentado significativamente en la última década.
  9. El Dr. Michael Fleming sugiere que el método de alimentación en la infancia podría ser un factor de riesgo modificable para las necesidades educativas especiales.
  10. Los niños nacidos en hospitales privados, educados en forma privada o educados en el hogar no se incluyeron en el estudio.